La morosidad en los Condominios

La morosidad afecta directamente el presupuesto y el buen funcionamiento de un Condominio, ya que obliga a sus miembros a tomar decisiones para mitigar sus efectos.

El presupuesto del Condominio se basa en la cantidad de filiales o unidades residenciales existentes, y busca cubrir, en forma solidaria, el costo del mantenimiento y de los gastos generales para el buen funcionamiento del Condominio.

No obstante, si un condómino deja de pagar, ese faltante de dinero deberá cubrirse de alguna forma, ya sea  utilizando el fondo de reserva legal, o convocando a una Asamblea de Condóminos para aumentar la cuota y de esta forma, cubrir los costos del Condominio.

Esta última medida, aunque sea bastante drástica e incluso injusta, es la más rápida para mitigar el efecto en un corto plazo, mientras el Condominio realiza las diligencias necesarias para iniciar con el cobro administrativo y judicial a los morosos.

Si el caso se eleva a la vía judicial, el Condominio deberá contar con el dinero necesario para cubrir los costos procesales como el pago de honorarios del abogado y el costo de la certificación emitida por el Contador Público, entre otros.

En igual forma, este tipo de procesos pueden tardar entre seis meses a un año (inclusive mas), por lo que obliga al Condominio a tomar las medidas necesarias para enfrentar este faltante de dinero y de costos.

Sin embargo, como medida inmediata resulta mas facil utilizar el fondo de reserva, de ahi la importancia que los Condominios cuenten con este dinero para estos casos urgentes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


9 − = cuatro


*